Revisión tecnomecánica ¿cuándo y por qué hacerla?

¿Qué es la revisión técnico mecánica?

Es un procedimiento de carácter obligatorio establecido para todos los vehículos del país (públicos y particulares) y motos, donde se verifican las condiciones de seguridad, mecánicas y ambientales. Los encargados de realizar dicho peritaje son los Centros de Diagnóstico Automotor (CDA), que cuentan con personal y equipos certificados.

¿Qué ley la rige?

La ley 796 de 2002 del Código de Tránsito, estipulados en los artículos: 28, 50, 51, 52, 53 y 54, junto a las resoluciones 3500 de 2005 y 2200 de 2006, de los ministerios de Medio Ambiente y Transporte.

¿Qué se examina?

El buen funcionamiento de:

  • Carrocería.
  • Mecánica.
  • Vidrios.
  • Cinturones de seguridad.
  • Emisión de gases contaminantes.
  • Luces.
  • Sistema eléctrico, frenado y escape.
  • Puertas y manijas.
  • Llantas y repuesto.

Al finalizar el diagnóstico, el funcionario del CAD subirá a la plataforma del RUNT el balance final del automotor.

De no aprobar los estándares de calidad, el propietario del vehículo tiene quince días para hacer los ajustes necesarios, y volverse a presentar al mismo CAD sin volver a pagar.

¿Qué papeles se deben presentar?

  • Licencia de conducción.
  • Matrícula del vehículo.
  • SOAT vigente.

¿Cada cuánto?

Para vehículos nuevos cada dos años; y los de seis años de antigüedad, cada año, a partir de la emisión de la matrícula.

¿Qué precio tiene?

El valor varía dependiendo de la ciudad donde residas, y el tipo de vehículo. Se recomienda visitar la página www.runt.com.co, para verificar los CDA.

¿Y si no la hago, que me puede pasar?

Se expone a una multa de $438.900 pesos, equivalentes a 15 salarios mínimos legales diarios vigentes (SMLV), más la inmovilizada (grúa y días de parqueadero).

Las autoridades hacen constantes retenes para verificar el cumplimiento de este decreto. Según del RUNT el 60% de los carros y motos evadieron la revisión obligatoria. Los mayores infractores son las motocicletas.

Cumplir con las normas vigentes de tránsito, garantiza la seguridad vial de todas las personas (pasajeros, peatones y demás vehículos). Además de proporcionar una mejor calidad de aire, y una mano al medio ambiente.